Cultivo de flores por hidroponía

Características del cultivo de flores por hidroponía.

Cultivo de flores por hidroponía

La hidroponía es ideal para cultivar cualquier planta, principalmente para cultivos pequeños, ya que no necesita de tierra. El cultivo de flores por hidroponía, nos permite una mayor duración de las flores.

Muchas especies florales se cultivan por hidroponía, empleando arcilla expandida como sustrato, que es lavable y reutilizable, además de que se puede desinfectar mediante el uso de calor.

El cultivo hidropónico extensivo es caro al principio, por la inversión en materiales, pero permite un mayor control de la producción y con el tiempo, la inversión inicial es amortizada totalmente. En cultivos pequeños, la hidroponía se puede realizar con materiales de desecho.

Cultivo de flores por hidroponía

Ventajas del cultivo de flores por hidroponía

El cultivo de flores por hidroponía es más sencillo que el cultivo tradicional y ofrece algunas ventajas. Es más fácil controlar la cantidad de nutrientes que las flores reciben, ya que el sustrato es agua enriquecida con nutrientes. También es más sencillo controlar el pH.

El mantenimiento de los cultivos hidropónicos es limpio y barato, además de ser más ecológico, ya que puede realizarse independiente del tipo de terreno.

Un elemento a tener en cuenta en este tipo de cultivos es que requieren una mayor atención en cuanto al drenaje y la cantidad de agua. También requiere de conocimientos específicos sobre los cultivos que se realicen y sobre la técnica de hidroponía.

Requerimientos para el cultivo de flores por hidroponía

El recipiente en el cual realices tus cultivos es fundamental en la hidroponía, y debe ajustarse a las necesidades de la planta y a tus posibilidades. Puede ser un cubo, envase o barreño, impermeable y opaco. Esto es muy importante, ya que las raíces no deben recibir luz. El tamaño no es tan importante como la profundidad, que debe ser entre 20 y 35 centímetros. Este recipiente debe tener un orificio para la renovación del agua.

Aunque la mejor agua es la de lluvia, también se puede utilizar agua potable, si no tiene mucha cal o sodio. Con excepción de aquellas flores que aceptan elevados contenidos de sodio, como los claveles.

Antes de alimentar a tus plantas hidropónicas debes verificar el pH del agua, que debe oscilar entre 6,5 y 8,5. También deberás controlar el pH durante todo el proceso.

Un jardín hidropónico necesita una buena ventilación y estar libre de polvo, humo y gases. Para mantener el agua ventilada se utilizan bombas aireadoras conectadas al estanque mediante una manguera.

También debemos asegurar la iluminación natural a nuestro jardín hidropónico y una humedad apropiada, que ronde el 75%, para que las plantas no desarrollen enfermedades.

La solución nutriente es muy importante para los cultivos hidropónicos y requiere generalmente, calcio, carbono, azufre, boro, fósforo, hierro, hidrógeno, manganeso, magnesio, nitrógeno, potasio, zinc y por supuesto, oxígeno. Puedes comprar la solución ya preparada o prepararla tú mismo.

El sustrato del cultivo hidropónico permite a las raíces aferrarse al recipiente y las protege de la luz. Puedes elegir entre grava, arena, virutas, piedra pómez, cascarilla de arroz, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *